NO VER LOS DEFECTOS EN LOS DEMAS

16:58 Posted In , Edit This 1 Comment »
Porque ala mayoría nos gusta ver los defectos en los demás en realidad es difícil entender sabemos que nadie es perfecto ni nosotros el problema es que hay quienes se creen superiores y con derecho a juzgarnos aunque aveces nosotros somos lo que cometemos la misma injusticia . Sucede muchas veces que a nosotros nos tratan todavía con mas "dedo de escarnio" porque por que quieren que seamos perfectos ya sea por pertenecer a la iglesia o solo por que desean que de verdad lo hagamos mal aveces los SUD tenemos que esforzarnos el triple para poder dar un buen ejemplo y no hacer cosas incorrectas; una palabra puede dar lugar a que alguien quiera agarrarse de una mosca para cruzar el atlántico jejejeje, eso decia el hno. Rosendo en Mochis el decia que las personas sabían que la iglesia era verdadera pero para no comprometerse con Dios ponían de pretexto cualquier cosa y aveces era verdad por un saludo no dado o una mala cara porque un miembro se enojo y grito o cualquier tipo de errores que hacen todas las personas aveces lo cambia todo aun para aquellos que no creen en Dios hay personas que nos discriminan aparte de juzgarnos hay quienes no nos tienen paciencia con nuestros pequeños errores aunque tengan muchos mas y hasta peores . Hace dos domingos estuve en una clase muy bonita en ella enseñaron de un mensaje de el Elder Dieter F. Uchdorf. se llama "Ustedes son mis manos" algunas partes de su discurso:

Cuando sintamos la tentación de juzgar, pensemos en el Salvador, quien “ama al mundo, al grado de dar su propia vida para traer a todos los hombres a él…

“[Y] Él dice: Venid a mí, vosotros, todos los extremos de la tierra… [porque] todo hombre tiene tanto privilegio como cualquier otro, y nadie es excluido”.

Al leer las Escrituras, me parece que los que reciben la más fuerte reprimenda del Salvador son con frecuencia los que se consideran a sí mismos en gran estima a causa de su riqueza, influencia o supuesta rectitud.

En una ocasión, el Salvador enseñó una parábola de dos hombres que fueron al templo a orar. Uno de ellos, un respetado fariseo, oró: “Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres: ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano”.

El otro, un odiado publicano, se detuvo a cierta distancia, “no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, ten compasión de mí, pecador”.

Y Jesús dijo: “Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro

En verdad, “todos [hemos pecado] y [estamos] destituidos de la gloria de Dios”; todos necesitamos misericordia. En el día final, cuando se nos llame ante el tribunal de Dios, ¿no esperamos que se nos perdonen todas nuestras imperfecciones? ¿No añoramos sentir el abrazo del Salvador?

Lo apropiado y lo correcto es que hagamos a los demás lo que tanto deseamos para nosotros mismos.

No sugiero que aceptemos el pecado ni que pasemos por alto el mal en nuestra vida personal ni en el mundo; sin embargo, en nuestro afán, a veces confundimos el pecado con el pecador y condenamos con demasiada prisa y con muy poca compasión. Sabemos por las revelaciones modernas que “el valor de las almas es grande a la vista de Dios”. No podemos calcular el valor de otra alma así como no podemos medir la extensión del universo. Toda persona que conocemos es de suma importancia para nuestro Padre Celestial. Una vez que lo entendamos, podemos comenzar a comprender cómo debemos tratar a nuestros semejantes.

Una mujer que había pasado años de pruebas y dolor dijo a través de las lágrimas: “He llegado a comprender que soy como un viejo billete de 20 dólares: arrugada, hecha trizas, sucia, maltratada y cicatrizada; pero sigo siendo un billete de 20 dólares. Tengo valor. Aunque parezca que no valgo nada, y aunque me hayan golpeado y maltratado, todavía tengo un valor íntegro de 20 dólares”.

Hace poco tiempo encontré a un amigo que tenia como 12 años que no tenia contacto con el yo lo quiero mucho es un buen amigo para mi bueno con los recuerdos que tengo de la secundaria yo pensé que le daría gusto encontrarme por medio de el facebook pero o cuan grande desilusión no paso así por motivo creo que por mi religión por que el tiene "preferencias diferentes" yo en verdad creo en que todos tenemos la libertad de escoger lo que deseemos aunque no nos haga bien y aunque se que hay formas distintas de ver las cosas como dice el mismo discurso no debemos confundir el pecado con el pecador es difícil lidiar con estas cosas aveces por que uno no sabe como manejarlas pero se que todos tenemos derecho de escoger lo que bien nos parezca nosotros podemos ayudar alas personas tal vez aconsejarlas si ellas lo desean pero no podemos cambiar cualquier cosa que estén haciendo aun así aveces nos encontramos que aunque de nuestra parte podamos tratar de ser amigos de todas las personas ellos no desean respetar lo que creemos nosotros ni lo que nosotros elegimos y entonces el problema ya no radica en lo que nosotros sabemos que es libertad de escoger o albedrío de cada quien sino que otros no saben como manejar el que nosotros aunque no apoyemos lo que hagan podemos ser amigos sin tener que juzgar lo que podamos decidir aunque no concordemos con ideas o acciones; mi hermana vio a alguien discriminar a "personas con distintas preferencias" no puedo dar detalles, pero eso no esta permitido en ningún lado no tenemos derecho a juzgar a nadie por que no somos perfectos por que debemos de darnos cuenta que ni aunque nos esforcemos por cumplir con los mandamientos hasta que no sea lo ultimo no podemos decir que somos trigo y no cizaña yo no se en que me convertiré en 20 o 30 o mas años no se si pueda pelear la buena batalla hasta el final y terminar como trigo pero me esforzare por hacerlo la diferencia radica en el amor que se tenga esta es otra parte del discurso:

El verdadero amor requiere acción

El verdadero amor requiere acción. Podemos hablar del amor todo el día —escribir notas o poemas que lo proclamen, entonar canciones que lo alaben y predicar sermones que lo promuevan— pero hasta que no manifestemos ese amor con hechos, nuestras palabras no son más que “metal que resuena o címbalo que retiñe”.

Cristo no sólo habló del amor, sino que lo demostró cada día de Su vida. No se alejó de las multitudes, sino que al estar entre la gente Jesús sirvió a las personas individualmente. Rescató al perdido. No enseñó simplemente una lección acerca de dar servicio con amor para después delegar el trabajo a los demás. No sólo enseñó sino que también nos demostró cómo “[socorrer] a los débiles, [levantar] las manos caídas y [fortalecer] las rodillas debilitadas”.

Cristo sabe cómo ministrar a los demás con perfección. Cuando el Salvador extiende Sus manos, aquellos a los que toca son edificados y por ello llegan a ser personas más excelentes, más fuertes y mejores.

Nosotros podemos amar como Él amó

El Salvador reveló las perfectas prioridades para nuestra vida, nuestros hogares, nuestros barrios, nuestras comunidades y naciones cuando habló del amor como el gran mandamiento del cual “dependen toda la ley y los profetas”. Podemos pasar los días obsesionándonos por los más ínfimos detalles de la vida y de la ley, y con una larga lista de cosas por hacer; pero si desatendemos los grandes mandamientos, no hemos entendido y somos nubes sin agua, las cuales son llevadas de acá para allá por los vientos; árboles… sin fruto.

Sin ese amor por Dios el Padre y por nuestros semejantes, somos únicamente la forma de Su Iglesia, pero no la substancia. ¿De qué sirve nuestra enseñanza sin amor? ¿De qué sirve la obra misional, del templo o de Bienestar sin amor?

El amor es lo que inspiró a nuestro Padre Celestial a crear nuestros espíritus; es lo que llevó a nuestro Salvador al Jardín de Getsemaní para ser Él mismo el rescate por nuestros pecados. El amor es el gran motivo del plan de salvación; es la fuente de felicidad, la siempre renovadora primavera de la curación, la valiosa fuente de la esperanza.

1 cometa:

Alexis Williams dijo...

Cuando dice *preferencias diferentes* se refería a que era homosexual? no entendí muy bien,creo que deberían expresarse de manera correcta y usar el concepto adecuado ya que no es mas que una palabra y no es una vulgaridad c:

Se ha producido un error en este gadget.