Es difícil no poder despedirse

5/04/2016 08:55:00 p. m. Posted In , Edit This 0 Comments »
Esta entrada es un pequeño homenaje para un hermano que ha fallecido, y para su esposa qué a sufrido una pérdida tan inesperada.  Mis mas grandes condolencias para ella y sus hijos,  ya que es difícil poder superar un fallecimiento sin poder despedirse. 

Este poema lo encontré hace exactamente 12 años en un periódico me gusto. Ya que describe muy bien el sufrimiento de un corazón herido; como todo en la vida tiene un porque después de un mes falleció una persona muy importante para mi. 

Es para mi un gran pesar el fallecimiento de este hermano porque cuando regrese de mi misión. El estaba en el sumo consejo y por tanto escucho mi reporte (reporte que se da al regresar de tu misión a cerca de las cosas que hiciste), los hermanos podían hacer cualquier pregunta para poder saber algo sobre lo que viví en el transcurso de mi misión, pero el no me pregunto nada solo me compartió algunas escrituras,  para mi en ese momento muy importantes ya que pasaría por cosas muy difíciles.Me ofreció su amistad y la de su familia me contó como la conoció y lo difícil que fue el poder obtener el corazón de su amada me dio su confianza y sabiduría. Tiene poco tiempo que me enteré  qué falleció, pero ni siquiera pude acompañar a sepultarle, se me informó 15 días después y esta entrada de mi blog es para toda persona que no ha podido despedirse debidamente, de alguien que fue especial e importante. Deseo siempre puedan tener la esperanza de que si podemos hacer las cosas de la forma en que el Nuestro Padre Celestial lo desea podremos ver a nuestros  familiares y amigos aun después de esta vida DyC 130:2 Y la misma sociabilidad qué existe entre nosotros aquí, existirá entre nosotros allá; pero la acompañará una gloria eterna qué ahora no conocemos.  

Vete vuela con el viento, le dije a mi corazón; al verlo destrozado lo dejé partir; así empaco sus últimos recuerdos y salió tras de ti, pues no soportaba no tenerte cerca, soñarte por las noches y sentirte con el primer rayo de la mañana.
Se la pasaba pegado a la ventana esperando verte volver; se sepultaba en el recuerdo de tu sonrisa y sabor dulce de tus labios que a veces percibía; robaba para ti una estrella cada madrugada, corto las flores más bellas del campo cada primavera, las guardaba y tristemente observaba como se secaban al pasar los días
El esperaba verte cada vez que abría la puerta, soñarte cada vez que cerrara los ojos y oírte entre todas sus confusiones donde lo único que se tiene es el silencio, que al paso del tiempo, se volvió su amigo.
La culpa la tengo yo por mentirle a mi corazón, pues le prometí que volverías, pasara lo que pasara, y así le sembré falsas esperanzas que con los años se volvieron frágiles como cristal y se desbarataron hasta solo quedar como un puño de arena sobre el cual a veces dormía y no se daba por vencido.
Por fin llego el día, cuando el comprendió que no ibas a volver, me dijo que era necesario que saliera a buscarte me explico el mismo lo que es el amor y me hizo comprender lo que es estar enamorado, que ese concepto abarca mil palabras en su corta extensión de nueve letras y que el amor verdadero solo llega una vez, que eras tú que por nada te quería perder, porque si daba su vida para buscarte valdría la pena morir por ti…
Ahora al verlo que se aleja, rompo a llorar como un niño y acepto que también perdí mi corazón; que más quisiera decirle la verdad, pero no me atrevo , lo único que puedo hacer es tomar tu foto y quedarme sentado a esperar que vuelva mi corazón mas destrozado que antes porque sé que no te va a encontrar ; no en este mundo no en esta vida; deberé consolarlo y esperar mi turno para poder ir al cielo y alcanzarte ahí, donde estas desde hace tanto.
Carlos Martín